¿Votar-participar el 9-N?

¿Qué es más importante:

introducir (alegal o ilegalmente) un papel impreso en casa
en una caja de cartón
o
la cuarentena de votos anteriores (plenamente legales)
en una urna de metal?

Con los años he aprendido que formular correctamente una pregunta facilita darle una buena respuesta. La pregunta que finalmente me plantea el 9-N, es la del título. Para poderla contestar, antes he ido preguntándome y respondiendo numerosas “cosas” como, por ejemplo:

—¿Por qué el Gobierno de la “parasitaria camarilla de Madrid” (p-cM en lo sucesivo) también prohíbe el “nuevo 9-N” si, como dijo hace quince días tras prohibir el primer 9-N, realmente se tratase de una pantomima, una bufonada, una payasada, un circo… y muchas otras palabras descalificatorias?

—¿Quizás tiene este 9-N un enorme valor político, social, concienciador, comunitario, liberador,…, a pesar de que todo el mundo (empezando por quienes vamos a salir) sabemos que “este 9-N no tiene valor legal alguno”?

—Pero… ¿de verdad este 9-N y lo que pase no tiene valor legal alguno?
——–La clave radica en preguntarse de qué legalidad se habla. Desde la “legalidad constitucional española” actual (continuidad y concreción de la legalidad impuesta en 1714), ciertamente “este 9-N no tiene ningún valor legal”. Pero considero que este 9-N ya es en sí mismo generador de legitimidad de una nueva legalidad: la catalana independiente a restituir. Y lo será tanto más cuanto mayor sea el volumen de participación que haya.

— El 9-N, ¿está situado dentro de una dinámica profunda –histórica y reciente- hacia la independencia?

—Si no se está por la independencia de Cataluña respecto de Madrid, ¿se está por prolongar la dependencia?
——-Si esta vez Cataluña no recupera la independencia, ¿se volverá a los años 80 o 90, o más bien a los años 60-70 (descartando que pueda ser a los años 30 o 40, y menos a los años 20 o 30 del siglo XVIII)?

—El levantamiento de los catalanes (los de “ocho apellidos vascos” y los que han ido viniendo) frente a la p-cM, ¿no puede ser –no es ya- fuente de inspiración para otros pueblos y personas que también padecen la p-cM?

—Quien reclamándose de revolución, marxismo, anarquismo, etc. afirma que la “independencia de Cataluña ha de estar supeditada a conseguir la eliminación del capitalismo, que es la contradicción principal, fuente de todas las demás contradicciones”, ¿argumenta análogamente ante los trabajadores de una fábrica que hacen huelga salarial, o ante los desahucios, o ante mujeres maltratadas, o ante niños abandonados o violentados, o ante indígenas expulsados de sus territorios, o ante el destrozo ecológico, o…, e incluso ante una persona enferma?
———¿Por qué habría que retrasarse la liberación nacional de Cataluña si no se aplazan otras necesidades? ¿Por qué también quieren decidir (como adora hacer la p-cM) cuáles son “las verdaderas necesidades de los catalanes”, pretendiendo además determinar con qué orden de prioridad debemos abordar su solución?

—Quien de verdad desea cambiar la sociedad en que vivimos, quien busca ser auto-dependiente o inter-dependiente, quien quiere convivir fraternal y libremente con toda la humanidad, quien aspira a experimentar formas alternativas de vida, quien ambiciona acabar con el capitalismo (e incluso con la modernidad), quien busca eliminar el estado, quien pretende vivir al máximo todas las dimensiones (incluida la espiritual), etc., ¿no razona-siente como yo que la Cataluña que está re-naciendo es la mejor oportunidad que conoce en el mundo para llevar a la práctica, todo o en parte, lo que quiera? Por favor, avíseme quien sepa de otra mejor…
——–La independencia de Cataluña, ¿significa dividir las fuerzas transformadoras, revolucionarias, etc., o más bien implica fraccionar un Estado Español con 300 años de experiencia, y que queden un resto-de-Estado-Español debilitado, y un joven Estado Catalán que precisamente se está empezando a construir? ¿Cuándo el Estado Español habrá sido más frágil? ¿Qué mejor y más accesible camino propone alguien?
—El (en Cataluña inventado) “Derecho a Decidir” que está siendo el lema inatacable del proceso de independencia de Cataluña, ¿no podrá ser aplicado a continuación también a cualquier cuestión importante? ¿Y no puede ser importado –sin pagar royalties, tranquilos- por quién quiera, cuándo quiera y dónde quiera?

—PARA QUIENES SUELEN NO VOTAR: ¿cuáles de los argumentos para no votar válidos en las 40 elecciones anteriores (municipales, autonómicas, estatales, europeas) siguen siendo válidos ANTE ESTE 9-N?

—PARA QUIENES SUELEN VOTAR: Respondiendo ahora juntos a la pregunta del título: ¿Compartes lo que para mí está claro: este 9-N es cualitativamente más importante que los 40 votos anteriores? Y Cataluña, practicando la pluralidad, puede ser una gran oportunidad para vivir cambios no sólo cuantitativos sino también cualitativos. Depende –por lo menos en una partecita proporcional, ¿no?- de lo que tú y yo (y él/ella) hagamos.

Luego: SÍ, PARTICIPARÉ-VOTARÉ SÍ-SÍ. Por cierto, lo haré no sólo por un “ti” (campaña “Votaré por ti”) sino por cinco: mis abuelos maternos (los paternos no llegué a conocerlos), por mis padres y por mi hermana. Y podría ampliarlo a tíos, primos, etc. Y a todos mis ancestros. Entre los cuales, por cierto, nunca jamás hubo un banquero. Además, actúo y actuaré para aportar contenidos cualitativos a la restitución de Cataluña.

Barcelona, 8 de noviembre de 2014           Lluís Botinas


PD-1.- ¿Está dirigido, planificado, preparado, controlado, guiado, etc., el proceso de independencia de Cataluña?
En una afirmación de este tipo coinciden distintas corrientes críticas (en algunas de las cuales tengo amigos), aunque luego discrepan en quién manipula: que si el gran capital; que si la burguesía catalana, con Mas como cabeza visible; que si los partidarios del Nuevo Orden Mundial, buscando desmembrar los grandes Estados ya establecidos a fin de facilitar la imposición de un Gobierno Global; que si el sionismo internacional, con el que efectivamente están relacionados importantes dirigentes del nacionalismo catalán; que si la antitradición. ¿Otros?
Por un lado, me parece inaceptable lo que se desprende de estos análisis y de estos avisos: “Catalanes: ¿lleváis 300 años jodidos por la p-cM? Pues aceptad continuar siendo jodidos por dicha p-cM y su Estado Español, pues aunque lograseis acabar con esta jodienda (fin que nosotros –que os damos los análisis y soluciones justos- contribuimos, y estamos dispuestos a seguir ayudando, a que no logréis), continuaríais sufriendo otras jodiendas. Eso sí, tened claro que si reforzamos la p-cM contra vuestra movilización, lo hacemos por vuestro propio bien, para que no os engañen como a criaturas, y no creáis inocentemente que si elimináis una jodiendo, las elimináis todas”.
Por otro lado, y sin descartar que pueda ser cierta una, varias o incluso todas estas fuentes de manipulación (que supongo que no sólo actúan en relación a lo que ocurre en Cataluña sino en todos los lugares y siempre que pueden), lo que sí afirmo es que la mejor manera que se me ocurre de frenarlos e incluso, quizás, de impedir que los manipuladores logren sus objetivos es contribuyendo a que el amplio y popular movimiento que está en marcha en Cataluña adquiera la conciencia y la fuerza suficientes como para imposibilitar lo que pretenden los manipuladores. Una manera de hacerlo es dar a conocer la información respectiva sobre cada complot… siempre que ello no se haga –como lamentablemente se está haciendo- de manera que frene lo que ya está habiendo en Cataluña… y que probablemente es de una calidad calidoscópica y de una potencialidad que, por desgracia, escasea enormemente.
Y una observación invitando a ser todos muy prudentes: insistir en que todo está controlado conduce a una pregunta o, mejor, corolario: luego también están dirigidos quienes lanzan estos temores y advertencias. ¡Ojo!

PD-2: Otra crítica cualitativamente distinta es la que desconfía de lo que ocurre en Cataluña precisamente por razones contrapuestas a las anteriores: porque se trata de un movimiento masivo y popular, y que ello sólo puede aumentar la degeneración que está inevitablemente en marcha porque la humanidad actual está al final de su ciclo cósmico. Pero me parece una crítica unilateral y, por tanto, falsa. Siendo cierto que no sólo Cataluña sino toda la Humanidad está en la Edad de Hierro (según la Tradición griega de hace dos mil y pico de años) o en la Edad Oscura (Kali Yuga según Tradiciones indias de hace 6.000 o más años), por un lado, siempre ha habido actuaciones para suavizar la tendencia del ciclo (eso sí, no con la ilusión errónea de contrarrestarla o de invertirla), y por otro, justamente el oscurecimiento lleva a que residuos de contenidos importantes hayan quedado en la “memoria colectiva” de los pueblos históricos que conformaron su Estado (pero no en los “pueblos” inventados por un Estado).