NUNCA EXISTIÓ UN ‘FELIPE V REY DE ESPAÑA’

Felipe-V-de-Castilla (que reinó de 1700 a 1746, excepto de enero a agosto de 1724, en que reinó su hijo Luis I) y Felip-IV-de-Catalunya (de 1702 a 1705) no era ‘Rey de España’ sino que tenía una larga retahíla de títulos, como queda claro en la pág. 3 de su ‘Decreto de Nueva Planta’ de 1716 que puede verse más abajo.

El primer rey que se llamó ‘Rey de España por la Gracia de Dios’ fue Amadeo I (1871-1873). Y el primero que se llamó a secas “Rey de España” fue Juan Carlos I (1975-2014), ya que sólo podría haber añadido “por las gracias del Generalísimo Franco”.

Adoptar el nombre ‘Rey de España’ fue un paso más del largo proceso de construcción del Estado Español, proceso iniciado a partir de que el Reino de Castilla -con el imprescindible apoyo del Royaume de France- lograse por fin, tras varios intentos fracasados, la destrucción de los Estados de los cuatro Reinos que conformaban la Nación Catalana: el Reino de Valencia y el Reino de Aragón fueron derrotados en 1707, el Principado de Cataluña en 1714 y el Reino de Mallorca en 1715.

La paulatina formación del Estado Español significó en realidad la destrucción (y en absoluto la continuación) de la Monarquía Hispánica Compuesta constituida por los Reyes Católicos, casados en 1469.

La falsificación consistente en presentar en todas partes como ‘Rey de España’ a quien, antes de Amadeo I (1871-73), era depositario de la corona de ‘la Monarquía Hispánica’ o de ‘las Españas’, forma parte precisamente de la construcción y reforzamiento del Estado Español. Y revela que ‘el Estado Español’ no es ‘una nación de naciones’ sino ‘una prisión de naciones’. Esta es la base histórica fundamental que explica que actualmente Cataluña de nuevo (por esto “Barcelona tiene que ser bombardeada cada 50 años para controlar Cataluña”) quiera recuperar su libertad.

Decret Nova Planta-pg 3