Última hora: Castilla invadida y ocupada por los coconchos

Para que los castellanos, y los “súbditos del Reino de España” que han aprendido, de manera natural y como lengua materna, el castellano en su casa, y los también “súbditos del Reino de España” que lo aprendieron obligatoriamente (además de los catalanes, quizás lo sientan así vascos, navarros, gallegos, ¿canarios?,… ¿más?), y los habitantes de Latinoamérica o en los USA o en otras partes que les han hecho creer que hablan “español” (cuando en realidad utilizan el “castellano”, que es sólo una de las cuatro lenguas españolas) puedan entender lo que está ocurriendo en Cataluña, le propongo a cada castellanoparlante un sencillo ejercicio de imaginación.
(Bueno, quizás no sea tan sencillo; me gustaría recibir comentarios de quienes lo realicen)

Imagínese, por favor, que mientras Ud. y los demás habitantes de su zona monolingüe castellanoparlante dormían, los coconchos han invadido Castilla, han tomado el poder en Madrid y han establecido su propio gobierno. Y que el primer decreto que los coconchos publican con el objetivo de construir una “feliz Nueva Castilla” (of course!), impone, bajo pena de prisión e incluso de muerte para Ud. y para sus familiares, la prohibición de utilizar (ni en las lápidas) el castellano, y la correspondiente obligación de expresarse siempre y en todo en la lengua coconcha.

Siga imaginando, por favor, que los coconchos decretan nuevas Leyes de Nueva Planta para Castilla a imagen y semejanza de “las leyes de Coconchia, las mejores posibles”. La nueva legislación “a la coconcho” no sólo les prohíbe hablar y escribir en castellano sino que les niega que Uds. sean diferentes de los coconchos. Por lo tanto (y por su propio bien, of course! de nuevo), deben convertirse en como-coconchos o lo-más-parecido-a-un-coconcho (y si es a “un viejo coconcho”, mejor), y para ello deben hablar y escribir en coconcho, pensar como coconchos, rezar en coconcho, entender el mundo y la vida como los conciben los coconchos, etc.

Y continúe imaginando que, entre otras cosas, este nuevo y feliz “orden coconcho” se traduce en
—matar a uno de cada diez hombres (elegido al azar, para que ningún varón pueda sentirse herido en su hombría)
—quemar decenas de pueblos y ciudades enteros, y en que encima a los habitantes de algunas de las localidades incendiadas dos veces les coloquen el sobrenombre de “los tostados”
—un aumento de los impuestos en poco tiempo del 1.000 por cien… o más
—llevarse todas las bibliotecas y los fondos de documentación importantes, tanto públicos como privados
—…

Y prosiga imaginando que, para fomentar la armonía y la concordia, de vez en cuando el Rey de los Coconchos explica en sus discursos institucionales que “el coconcho es una lengua de encuentro” (con Uds. y con otros pueblos que tenían su propia lengua desde mucho antes que en Coconchia se estableciese el coconcho) y que “la lengua coconcha nunca fue impuesta a nadie” (ni a Uds. ni a ningún otro pueblo, aunque Uds. crean lo contrario).

Quiero resaltar que los coconchos hacen todo esto porque están convencidos de que lo que les traen a Uds. es lo mejor del mundo (of course! otra vez) y que así les hacen LIBRES E IGUALES. Luego, ¿qué mejor cosa puede haber que ser coconcho o parecerlo en el mayor grado posible? Y para tranquilizarles, las autoridades coconchas les aseguran repetidamente que les quieren mucho, que hablan el castellano en sueños, que todo lo hacen por su (de Uds., que quede claro) bien, y que saben mucho mejor que Uds. lo que les conviene en los próximos 300 años

¿Cómo reaccionaría Ud.? ¿No se haría independentista? ¿No se volvería incluso xenófobo? Por cierto: el 2 de mayo de 1808, los madrileños que se levantaron contra los franceses, ¿fueron xenófobos o racistas o identitarios o fanáticos o primitivos o excluyentes o intransigentes o pre-nazis o sectarios o traidores o héroes o… qué?

Barcelona, 9 de noviembre de 2014             Lluís Botinas
PD: Por favor, lector, disculpe mi tono un poco irónico, pero me lo ha inspirado recordar al Padre de la Constitución del 78 Don Gregorio Peces-Barba (e.p.d.) lamentando en Cádiz el 27 de noviembre de 2011 que una veintena de abogados catalanes protestasen ante su broma: “Creo que esta vez se resolverá sin necesidad de bombardear Barcelona”.

2 thoughts on “Última hora: Castilla invadida y ocupada por los coconchos

Los comentarios están cerrados.