Engaños que en realidad esconden el gran engaño

Ramir De Porrata-Doria, Vicepresidente del Círculo Catalán de Negocios (Cercle Català de Negocis, CCN), ha publicado este 13 de abril de 2015 en la página web de dicha asociación el artículo El gran engaño del Estado español a los catalanes, que se puede leer íntegro y en su catalán original en http://www.ccncat.cat/el-gran-engany-de-lestat-espanyol-als-catalans/. El autor desgrana en 13 epígrafes lo que denomina “El gran engaño”. Cada rúbrica consta de la afirmación que se hace desde el Estado español, su caracterización como “Falsa” y una serie de ejemplos no desarrollados (excepto los tres que más adelante recojo entre comillas; pongo entre paréntesis y sin explicitarlos el número de ejemplos mencionados en los restantes apartados). Son los siguientes: El Estado Español 1) es un Estado democrático (4); 2) es un Estado plurinacional (5); 3) permite que Catalunya tenga autogobierno y autonomía (8); 4) es un Estado descentralizado (29); 5) es leal con Catalunya (8); 6) vela por los intereses de los ciudadanos (6); 7) garantiza las pensiones (2); 8) es un país delantero (6); 9) hay libertad de expresión (6); 10) promociona la cultura (1: “21% de IVA”); 11) es un actor internacional de primera línea (5); 12) es un ejemplo de separación de poderes (1: “España ocupa el lugar 72 en el ranquin internacional de independencia judicial, por detrás de Zambia, Gambia, Malawi, Ghana y Bahréin); y 13) es un Estado que respeta Catalunya y los catalanes (“Numerosos dirigentes del PP y del PSOE y del gobierno español han comparado repetidas veces al independentismo y al nacionalismo catalán con el nazismo, el racismo e incluso con ETA”; termina este punto con el enlace a un listado de 84 descalificaciones de este tipo con nombre del emisor del improperio y con fecha para cada una).

Recomiendo leer este articulo por dos razones.

Primera razón: porque la suma de todos los temas y ejemplos que se enuncian en el artículo puede ser suficiente para que muchos “ciudadanos españoles” entiendan, e incluso decidan (si no apoyar por lo menos sí) respetar que muchos “ciudadanos españoles actualmente residentes en la Comunidad Autonómica de Cataluña” queramos independizarnos. Y aclaro que no son exhaustivos ni el listado ni tampoco los ejemplos que podrían ponerse. Por lo tanto, esta razón es de peso por sí sola.

Pero la segunda razón tiene para mí –y confío que para muchos de “los ciudadanos españoles, incluidos los catalanes aún no independentistas”- más peso cualitativo: este artículo es un buen ejemplo de cómo una denuncia, incluso bien elaborada, puede esconder lo más importante. Dicho de otra manera: cómo un artículo titulado El gran engaño del Estado español a los catalanes pone sobre la mesa un centenar de engaños menores (aunque importantes) que lamentablemente sirven para silenciar o camuflar el verdadero gran engaño: que el Estado Español es ilegal y es opresor de Catalunya. Y ello es inevitablemente así porque el Estado Español se basa en 301 años de ocupación, represión, espolio y genocidio. Primero, militares, pero enseguida fueron reforzados y completados en todos los ámbitos: político, administrativo, judicial, lingüístico, escolar, cultural, eclesiástico, fiscal, económico, universitario, artístico, etc. De hecho, el Estado Español se empieza a construir a partir de 1714 destruyendo el Estado catalán hasta entonces independiente y ejecutando el ilegal “derecho de conquista” para extender el estado del Reino de Castilla a la Catalunya finalmente conquistada.

Es casi seguro que el autor no es consciente de lo que señalo, y probablemente pronto nos pondríamos de acuerdo. Ocurre que desde hace tres siglos, los catalanes hemos sido educados como conquistados por parte de los invasores. Esto va implantando por la fuerza una mentalidad de vencido con la que cuesta romper. Pero que “Hay que bombardear Barcelona cada 50 años” (Espartero, Azaña, Peces-Barba) muestra que los catalanes nos levantamos periódicamente para recuperar la libertad y ser DE NUEVO un pueblo/nación/estado de Europa y del mundo. Y debe quedar claro el 27-S que quien no vote por la independencia de Catalunya, está por su sometimiento al Estado Español. Quien no apoya/acepta la libertad de Catalunya, elige que prosiga su opresión. Que la disyuntiva quede diáfana a la hora de votar y de actuar.

Barcelona, 15 de abril de 2015         Lluís Botinas

One thought on “Engaños que en realidad esconden el gran engaño

Los comentarios están cerrados.