Cuando los presos no saben que no son libres

Hace cuatro meses y medio propuse que, para cambiar rápidamente la actitud de los habitantes del “Reino de España” respecto de Cataluña, sería clave que en numerosas ruedas de prensa se formule a los mandamases (de todos colores y ámbitos) de Madrid (y también a sus representantes y aliados aquí y en todas las “Autonomías”) la pregunta: “Ustedes, ¿por qué no celebran el 11 de septiembre?“.

Y se me va haciendo cada vez más claro que sería clave para que aquí “el proceso” coja una calidad muy superior y una fuerza invencible, conseguir plantear masivamente en Cataluña la pregunta: “¿Somos libres los catalanes?”. Por cierto, podría convertirse en Madrid/Estado-Español en una segunda pregunta que complementara la anterior: “¿Considera Usted que son libres los catalanes?”.

El gusanillo de esta pregunta me entró cuando en la campaña para las elecciones del 27-S vi que, en un mitin, Mas decía, con tono desafiante dirigido a los gobernantes de Madrid, que “Los catalanes somos libres, y como que somos libres, ¡votaremos!”. Consideré en seguida que habría sido mucho más adecuado decir que “Los catalanes no somos libres, y justamente porque no somos libres pero queremos recuperar nuestra libertad, ¡votaremos!” (además de otras cosas que habrá que hacer).

Y “por casualidad”, ayer fui a parar a un blog donde se comentaba la segunda toma de posesión de Mas el 24 de diciembre de 2012 con el comentario: “El Presidente Mas ha abierto las puertas a todos los partidos que deseen la autodeterminación, del mismo modo que, dirigiéndose al Gobierno Central, allí presente el día que tomó posesión, entre otras cosas dijo “No se puede poner rejas a la libertad de Cataluña””. Acompañaba este comentario una portada del diario ARA con justamente este titular cubriendo casi toda la página.

El representante del “Gobierno del Reino de España” presente era el ministro Cristóbal Montoro. Formando parte de los que (como mínimo) desde 1714 se están formando como vencedores generación tras generación, supongo que por dentro se debería reír de lo que decía Mas. Y al mismo tiempo debería felicitarse de los magníficos resultados obtenidos por el sistema-educativo-para-catalanes-vencidos que desde hace tres siglos los vencedores nos están aplicando de todas las formas posibles.

En línea con lo que “el Ministro catalán del Interior, Jorge Fernández Díaz” (hijo de reconocido invasor sobre el propio territorio, y actual invasor), nos recordó el 3 de noviembre de 2015: “Las fuerzas de orden público no tienen que ir a Cataluña porque nunca han salido de allí“, Montoro (hijo de generaciones de invasores, y actual invasor a 600 Km.) debería pensar aquel 24 de diciembre de 2012: “No necesitamos poneros rejas ahora porque las tenéis puestas desde 1714, y ya forman parte tan consustancial de vuestra realidad que ya ni las veis”. Y quizá después informó a Rajoy: “Tranquilo, Mariano, que estos todavía creen que son libres. Si Mas, que dices es el líder separatista, no se ha dado cuenta que llevan 300 años entre rejas… ¡esto va para largo!”.

Pero no puedo reprochar a Mas estas frases cuando yo mismo hace sólo año y medio que empecé a darme cuenta que tengo mentalidad de conquistado. Y sólo hace unas semanas que he comprendido -muy entristecido y muy cabreado- que mi hermana, mis padres, mis abuelos y doce generaciones de antepasados han vivido-y-muerto presos por el Estado-Español.

Por todo esto y más, es importante que quede claro que ahora tenemos la probabilidad de RECUPERAR LA LIBERTAD, y así poder vivir-y-morir LIBRES (respecto de Madrid/Estado-Español).

3 de febrero de 2016       Lluís Botinas