¿QUIÉNES SON LOS INVASORES A LOS QUE EXPULSAR?

En cuanto el sábado 9 de enero sonó el nombre CARLES PUIGDEMONT I CASAMAJÓ –de entrada, poniendo a dura prueba la fonética castellana- para nuevo Presidente de la Generalidad de Cataluña, El Mundo, El País, La Razón, Albert Rivera Díaz y seguro que bastantes más, le echaron en cara haber dicho en una conferencia que impartió en marzo de 2013, cuando participaba en un acto de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) en Gerona, que “los invasores serán expulsados de Catalunya”.

Al día siguiente, en su respuesta al discurso de investidura pronunciado por el candidato Puigdemont, los portavoces tanto de “Ciutadans – C’s” (Inés Arrimadas García, 1981, Jerez de la Frontera) como del “Partit Popular Català – PPC” (Xavier García Albiol, 1967, Badalona) empezaron sus respectivas intervenciones precisamente echándole en cara al candidato que hubiese dicho que “los invasores serán expulsados de Catalunya”.

Considero que la mejor respuesta hubiese sido decirles en seguida a ambos: “UNA PREGUNTITA, POR FAVOR: ¿POR QUÉ USTEDES Y SUS RESPECTIVOS PARTIDOS SE SIENTEN ALUDIDOS? ¿O SERÍA MÁS EXACTO DECIR QUE SE CONSIDERAN AMENAZADOS?”.

Y a continuación, proseguir con unas frases del estilo: “Por favor, tranquilícense, respiren hondo, reflexionen, transformen lo subconsciente en consciente y hagan el favor de explicarme Ustedes –y, de paso, que se expliquen también los redactores de los ilustres periódicos de Madrid- por qué se sienten así de concernidos por la desdichadamente equivocada predicción que el periodista Carles Rahola -por cierto, fusilado el 15 de marzo de 1939 por franquistas contra el muro del cementerio de Gerona- hizo cuando, refiriéndose a los fascistas, afirmó que: «Los invasores serán expulsados de Cataluña, como lo fueron en Bélgica, y nuestra tierra volverá a ser, bajo la República, en la paz y el trabajo, señora de sus libertades y su destino. ¡Viva Gerona y viva Cataluña libre!»”.

A la espera de que respondan, avanzo que considero que, quizás sin darse cuenta, demostraron claramente el porqué de su actitud atacante/defensiva simplemente con su actuación durante el evento. En efecto:

1.- los 25 diputados de C’s y los 11 del PPC:
—no se sumaron al aplauso que surgió de todos los demás como expresión de rechazo del fascismo. No es de extrañar que PP y Ciudadanos no hayan condenado al franquismo. Ni que sean partidarios de la recentralización del Estado Español, reduciendo todo lo posible las competencias de las Autonomías, en particular las tres/cuatro de a Nación Catalana. Ni que ambos hagan demagogia sobre que el castellano está siendo perseguido en Cataluña cuando es el catalán la lengua que pierde constantemente vocabulario y espacio social como demuestra que, en la mayoría de colegios de Cataluña, incluidos los de Girona, a la hora del recreo los niños juegan en castellano.
—ni tampoco al final del acto cantaron “Els segadors”, que es el himno (letra y música; quede claro que tiene letra… por cierto, muy significativa) de Catalunya surgido a raíz de la “Guerra dels segadors, 1640-1652” y cuyas letra y música actuales fueron reelaboradas en el último tercio del XIX. Para entender el alcance de este silencio, conviene saber que una ley del Parlamento de Cataluña de 25 de febrero de 1993 declaró “Els Segadors” himno oficial de la Comunidad Autonómica de Cataluña. Luego es el himno nacional de todos los catalanes, incluidos los que afirman considerarse catalanes-y-españoles. Pero no parece ser éste el caso de los diputados de C’s y del PP. Luego, verdaderamente… ¿qué es lo que los “Ciudadanos” y “Peperos” que viven en territorio catalán se consideran en exclusiva? Y también conviene saber que la “guerra de los segadores” fue contra las tropas castellanas que ocupaban Cataluña y contra sus abusos de todo tipo. Por ejemplo, una de las estrofas originales no recogida en la versión actual, dice: “Delante de sus parientes deshonraban a las doncellas. Y mataban a sus padres si del daño daban queja”. Y la siguiente afirma: “Dan parte al Virrey del mal que aquellos soldados hacían: ´Licencia les he dado yo, mucha más pueden tomarse’”. Pero el estribillo sí se conserva, y repite: “¡Buen golpe de hoz, defensores de la tierra, buen golpe de hoz!”.
(((—y me abstengo de añadir aquí que casi ninguno de estos 26 diputados fue a saludar al recién elegido nuevo Presidente de la Generalidad de Cataluña aunque lo fue por mayoría absoluta)))

2.- la lengua que ambos portavoces utilizaron en sus intervenciones.
—Inés Arrimadas García habló única y exclusivamente en castellano (en español, diría ella, y no por casualidad)
—y Xavier García Albiol utilizó las dos lenguas, pero habló muy mayoritariamente en castellano (en español, diría él, y tampoco por casualidad).
Los demás portavoces hablaron en catalán, incluidos los confusionistas partidarios de la literalmente utópica tercera vía: “Partit dels Socialistes de Catalunya – PSC” (Miquel Iceta i Llorens, 1960, Barcelona), y “Catalunya sí que es pot – CSQP” (Lluís Rabell, abreviación de Josep Lluís Franco Rabell, 1954, Barcelona).
¿Por qué Inés Arrimadas García y Xavier García Albiol –que, por cierto, hablan (bastante) bien el catalán y que son un (buen) ejemplo de que el catalán lo puede aprender cualquiera que no se niegue a hacerlo, y que cuando son entrevistados en medios de comunicación catalanes emplean todo el rato el catalán- en el Parlamento de Cataluña utilizaron el castellano tal como lo hicieron? No basta la respuesta medio-naif-medio-tramposa consistente en justificarlos “porque así salen en los Telediarios directamente en castellano”. Considero que estos partidarios de “mantener a machacamartillo la unidad de España” sencillamente recurren a la lengua cuya imposición hemos sufrido los catalanes desde 1714. Probablemente ninguno de los dos es plenamente consciente de ello, pero recurren a la lengua de los vencedores para recordarnos a los catalanes que fuimos vencidos en 1714 y que llevamos tres siglos de sometimiento. Es la otra cara de lo que expliqué en una anterior LA GOTA CATALANA: que hasta hace un par de años no me he hecho consciente de que he(mos) sido educado(s) como vencido(s) porque durante el mismo extenso tiempo otros se han educado a sí mismos como vencedores. Y hablando en castellano están reactivando el miedo que nos inculcaron no sólo hasta la médula de los huesos sino hasta las profundidades del alma y del subconsciente.

Y de paso, que me-nos aclaren si tiene o no algo que ver con invasiones (sean militares y de poderosos, como en 1714 y en 1939, sean de civiles y humildes; sean de hace siglos, sean de hace unas décadas) algo tan sencillo y a la luz del día como la votación de investidura de Puigdemont celebrada el mismo día 10. Finalmente el resultado fue: 70 SÍ, 63 NO y 2 abstenciones, que suman los 135 escaños, por lo que la mayoría absoluta es 68. Pues bien, al ver que iban llamando a cada diputado por su nombre y apellido (sólo el primero en casi todos los casos), se me ocurrió coger una hoja, hacer una doble columna y debajo de la columna del SÍ poner en una línea un palote cuando el apellido era de origen catalán y, en otra línea, también el palote cuando el apellido era de origen no-catalán, en muchas ocasiones de origen castellano. Y análogamente en la columna del NO: un palote en una línea por cada apellido no-catalán, y en otra línea cuando el apellido era catalán. Para poder dar números y porcentajes exactos, debería verlo de nuevo lentamente y anotar rigurosamente, cosa que ahora no voy a hacer. Pero, de todas formas, las conclusiones a grandes trazos a que llegué fueron, y me parece que son, concluyentes: 1) Claramente, la gran mayoría de los SÍes fueron dichos por personas con apellido catalán; 2) Claramente también, la gran mayoría de los NOes fueron dados por personas con apellido no-catalán; 3) Hubo más (casi el doble) de apellidos catalanes que votaron NO (muchos de ellos, partidarios de la “tercera vía”) que apellidos no-catalanes que votasen SÍ.

Yo mismo me sorprendo de lo que va apareciendo ante mí y de las conclusiones que comienzan a surgir sólo con tomar esta perspectiva de 301 años (y probablemente será necesario ir situándonos en una perspectiva aún anterior). He aquí algunas:

—de lo que en realidad se trata ahora es de que CATALUÑA RECUPERE SU LIBERTAD respecto a Madrid/Castilla/Estado-Español. La independencia es sólo un medio, en absoluto es el fin.

—me duele profundamente darme cuenta que mi hermana, mis padres, mis abuelos y doce generaciones de antepasados murieron presas en esta cárcel de pueblos que es el Estado-Español

—marea hacerse consciente que está concretándose que en adelante podamos vivir y morir libres

—sí, está claro que ha habido invasiones y que sigue habiendo invasores. Y tienen sus fuerzas de ocupación. El ministro “catalán” del Interior, Jorge Fernández Díaz, recordó el 3 de noviembre de 2015 que “las Fuerzas de Orden Público no tienen que ir a Cataluña porque nunca se han ido de allí. Hay 3.200 Guardias Civiles y 3.400 Policías Nacionales en Cataluña”. No dijo nada de ejército, servicios secretos, funcionarios estadoespañoles (incluidos todos los presentados como “funcionarios de la Generalidad de Cataluña”) de otros tipos, etc.

—y claro que todas las instituciones y personas que activamente forman parte del Estado-Español, y las que simplemente lo aceptan, se sienten aludidas, concernidas y amenazadas con tan sólo citar “los invasores serán expulsados de Catalunya”. Resulta ser que ellos directamente o sus antepasados invadieron Cataluña, la sometieron y se aplicaron a genocidarla de todas las formas posibles, sólo adaptándose a lo que las condiciones históricas y el contexto internacional les permitía y les permite hacer. Por ejemplo, si Madrid pudiese mover tanques y aviones sin el doble permiso de Bruselas (sede de la OTAN y de la Comisión Europea), hace por lo menos tres años que periódicamente los aviones de las Fuerzas Armadas Españolas estarían surcando los cielos de Cataluña, y sus tanques patrullando por las calles de Barcelona.

Respondiendo al título: ¿QUIÉNES SON LOS INVASORES A LOS QUE EXPULSAR?, se va perfilando una primera respuesta: a todos los invasores que no se marchen por sí solos. Primera respuesta que habrá que ir completando…

Lluís Botinas, 22 de enero de 2016